Experiencias del Proyecto REHASER de CARE – Ancash

Rehabilitación de Sistemas de Agua y Saneamiento Rural con Micro Crédito (REHASER)

Caja de captacionSe conoce que el acceso a los instrumentos de financiamiento y mecanismos de crédito es uno de los factores clave que estimulan el desarrollo de países industrializados así como de las economías emergentes de los países en desarrollo. Sin embargo, ¿están estos instrumentos disponibles en el mundo en desarrollo, principalmente en áreas rurales y peri-urbanas?

Los bancos para desarrollo rural han sido creados en muchos países especialmente con fines agrícolas, pero el acceso a los mismos es todavía limitado para el grupo objetivo mencionado anteriormente. Las condiciones de préstamo pueden constituir una barrera, y los instrumentos de préstamo muchas veces pueden no adaptarse a las realidades locales. Asimismo, para los bancos que se encuentran en áreas dispersas los costos de transacción pueden ser altos, las tasas de retorno bajas y la responsabilidad / credibilidad de los clientes muchas veces es también reducida.

Los sistemas de micro-crédito pueden ayudar a mejorar el acceso a los instrumentos de financiamiento para aquellas personas que normalmente no son atendidas por el sistema bancario formal. La diferencia entre micro-crédito y crédito formal no radica solamente en el menor tamaño y volumen de la transacción financiera en cuestión, sino que también se refiere al contexto socioeconómico dentro del cual ocurre.

El término ‘crédito’ proviene del vocablo latino ‘credere’, que significa ‘creer y ‘confiar’. Efectivamente, la confianza es uno de los pilares principales de cualquier sistema crediticio; la confianza entre el prestatario y el prestamista. Debido a su proximidad con las realidades, necesidades y personas del área local, los sistemas de microcrédito pueden ayudar a reforzar la confianza entre el prestamista y el prestatario.

Las familias y las comunidades de áreas rurales y peri-urbanas necesitan contar con un mejor acceso a los instrumentos crediticios. En cuanto al rubro de agua y saneamiento, un grupo comunitario podría necesitar hacer una inversión inicial, o reemplazar o rehabilitar algún equipo, o enfrentar los costos de una gran reparación o asumir gastos inesperados.

Existen familias que quizás necesiten invertir en letrinas domésticas o conectarse a un sistema de abastecimiento de agua.

Los sistemas de micro-crédito pueden ser un instrumento que ayude a aliviar la pobreza, y el caso presentado en este documento proporciona un ejemplo detallado de cómo se ha
desarrollado un sistema de este tipo en el Perú.

François Brikké, Director Regional
Programa de Agua y Saneamiento
Región América Latina y el Caribe

Para ingresar al documento, déle clic al siguiente vínculo: REHASER